NOTICIAS


TIPOS DE PISADA

Publicado el Miércoles 07 de Junio de 2017

Cuando pisamos, lo hacemos en tres fases; impacto, apoyo e impulso. La eficiencia de la pisada dependerá de cómo las coordinemos.

Existen diferentes tipos de pisada dependiendo de la zona de impacto del pie:
- Impacto con el talón, apoyo con el retropié (cuando el contacto inicial del pie contra el suelo se produce con el talón o el tercio posterior de la planta del pie). Es la forma más antinatural de correr, ya que sobrecargan más la parte anterior de la pierna, aunque es la más habitual en la mayoría de corredores en la actualidad. Si el apoyo se produce con el talón aumenta el estrés sobre las rodillas, derivando en problemas.
- Impacto con parte media del pie (cuando el talón y la cabeza del primer metatarsiano contactan casi simultáneamente). El pie impacta a la vez con el talón y el metatarso repartiendo el golpe y absorbiendo el impacto con los músculos, tendones y ligamentos. Este tipo de apoyo es más natural que el anterior, reduciendo el tiempo de contacto y facilitando el movimiento de impulso.
- Impacto con la parte delantera del pie (metatarso) el apoyo se realiza con la mitad anterior del pie, después del cual generalmente se produce el inmediato apoyo del talón. Cuando se corre apoyando la parte delantera del pie se es más eficiente, ya que el tiempo de contacto entre el pie y el suelo es menor y hacemos el apoyo y el impulso en el mismo movimiento.


Aterrizar con el talón puede resultar muy traumático y poco eficaz a la hora de correr. Ten en cuenta que apoyamos una parte muy pequeña del pie para toda la fuerza de la pisada. Esto puede acarrearnos, por ejemplo, periostitis en la zona tibial. Si cada vez que damos una zancada, músculos, articulaciones y tejidos blandos soportan tanta fuerza, al final acabarán por ceder.

Por otro lado, apoyar de talón hace que "nos hundamos" al dar la zancada. Una de las cosas a conseguir cuando corremos es tener el mínimo contacto del pie con el suelo. Es decir, que el pie sea reactivo y la transición a la punta y el impulso será rápido, así no desaprovecharemos la energía de la caída en amortiguarla, sino en seguir avanzando.


Haz ejercicios de carrera para aterrizar con el antepié. En estático o moviéndote ligeramente hacia delante, da pequeños saltitos con el antepie alternando izquierda y derecha. De esta forma serás consciente de la zona con que aterrizas y la mejor reactividad del pie. El ejercicio de skipping también te puede servir, entre muchos otros ejercicios de técnica de carrera.

En T-CENTER en nuestras clases de T-RUN no solo corremos también le dedicamos gran parte de nuestro tiempo a ejecutar movimientos técnicos de carrera que te van ayudar no solo a ser más eficaz a la hora de correr, sino que también, te ayudaremos a prevenir lesiones y que tu forma de correr sea la más correcta. ¿A qué esperas para probar?