Problemas de salud en la sociedad actual

Problemas de salud en la sociedad actual

Los problemas de salud en la sociedad actual son mucho más profundos y están mucho más arraigados de lo que parece.

Existe un cambio de paradigma que no en todos los casos ha estado asociado a un cambio de mentalidad: en los países occidentales existe un exceso de energía crónico: comemos constantemente calorías que no gastamos. Sin embargo, se sigue pensando como en décadas atrás en los que había penurias y falta de comida, además de un tipo de vida mucho más activo. Cuando antaño nos mataba el hambre, ahora nos “matan” las enfermedades crónicas provocadas por una sobre ingesta y un estilo de vida muy sedentario. Comer más no es mejor. Estar con “sobrepeso” no es sinónimo de estar más sano, sino todo lo contrario, en la mayoría de los casos.

Pasillo de supermercado lleno de productos atractivos.

Las estanterías de los supermercados están repletas de opciones muy atractivas y palatales pero también muy calóricas y poco nutritivas. Su consumo produce “felicidad” y satisfacción inmediata. Y nos cuesta entender que esa sensación puede no ser positiva. Esa sensación de felicidad puede traernos asociados el consumo abusivo y descontrolado de este tipo de alimentos. Hoy en día el exceso de opciones de todo tipo requiere conocimiento e información adecuada para elegir bien. Estamos en un momento histórico en el que la sobre abundancia requiere capacidad de decisión y conocimiento. La gran mayoría de las personas confunden conceptos, se pierden en cosas que deberían ser sencillas y se preocupan por lo que realmente no tiene importancia. Buscamos productos caros, con etiquetas que recen eslóganes llamativos como “bajo en grasas”, “alto en proteínas”, “fortificado con…”…., caemos en la trampa de dejarnos llevar por el envoltorio o eslóganes atractivos, en vez de basar nuestra alimentación en productos frescos, de temporada y poco procesados. 

En tu mano está pensar: “si todo el mundo lo come o lo venden en todos los lados, no debe ser malo”. En la dosis está el veneno, pero dejarse llevar por este pensamiento solo es una excusa para deshacernos de la responsabilidad de nuestra propia salud. 

Conclusión

Come para nutrirte y no por emociones, evasión o circunstancias sociales. Entiende a tu cuerpo y sus necesidades. Adecúa tu alimentación a tu actividad diaria y en la medida de lo posible dale prioridad al entrenamiento de fuerza, al movimiento diario y al descanso. Y, por supuesto, disfruta cada día con lo que comes. Que la alimentación sea tu mejor medicina.

En T-Center te ayudamos a desarrollar nuevos hábitos de alimentación saludable.
¡Descubre nuestro servicio de nutrición y empieza hoy mismo a cambiar tu relación con la comida!

Artículo escrito por Nazaret Florián, nutricionista 
en T-Center. Nazaret es especialista en Nutrición Deportiva, Clínica y Obesidad y Trastornos de la Conducta Alimentaria.

Escrito por

Compártelo

Artículos relacionados

En lo que compras está el origen de lo que eres

En lo que compras esta el origen de lo que eres tcenter nutricion
Nazaret Florían

Nazaret Florían

Descubre cómo nuestras elecciones de compras reflejan nuestra rotina. En nuestro blog,...

Las mecanicas invisibles de una sentadilla

LAS MECANICAS INVISIBLES DE UNA SENTADILLA
Ángel Fernández

Ángel Fernández

Entendiendo las mecánicas de una sentadilla conseguiremos mejorar nuestra RM y la...
EMPLEO

¡OFERTA DE EMPLEO!

Buscamos ENTRENADORES PERSONALES

IMPRESCINDIBLE SER AUTÓNOMO

INTERESADOS ENVIAR CV A INFO@TCENTER.ES