Adicción a la comida

Adicción a la comida

Vamos a empezar por respondernos a nosotros mismos a la pregunta de si comemos más de lo que nuestro cuerpo necesita. Quizás, sea complicado contestar a esta pregunta sin responder previamente a otras cómo, ¿comes por emociones o por necesidad?, ¿Comes respondiendo a hambre fisiológica o a las horas del reloj?, ¿Utilizas la comida como vía de escape emocional?, ¿Estás por encima de tus parámetros de grasa saludables y te sientes cansado de forma crónica? 

El apetito y las ganas de comer son dos procesos que se regulan en el cerebro. Para regular el apetito en nuestro hipotálamo se activan dos tipos de neuronas: de hambre o de saciedad. Este proceso debería estar ajustado a la necesidad de nuestro cuerpo de ingerir alimento; sin embargo, hoy en día este mecanismo de regulación está desajustado en una gran mayoría de personas. 

¿Por qué?

  • Los alimentos excesivamente azucarados y ultraprocesados son muy capaces de desajustar este sistema gracias a una palatabilidad muy intensa (mezcla de una gran cantidad de azúcares y grasas trans que les dan un gran sabor) y a una composición química que los convierte en productos muy adictivos ya que el grado de “placer” instantáneo que aportan al comerlos es muy grande.
  • Bombardeo del marketing y publicidad de productos alimentarios que hacen que algunas personas no puedan dejar de pensar en este tipo de comida y lo que es aún peor, que su accesibilidad es prácticamente ilimitada.
  • Vivimos en una sociedad sedentaria que adolece de falta de movimiento, estrés crónico y buen descanso.

¿Entonces, se trata realmente de una adicción?

En la actualidad, aún no existe un consenso claro de si existe o no una adicción a la comida porque a diferencia de otras sustancias, sí consideradas claramente como adictivas, la comida es algo que nuestro cuerpo necesita para sobrevivir. Debido a ello no es exactamente igual la adicción que se puede tener por la comida a que la que se tiene por ciertas sustancias aditivas como las drogas o el alcohol. Sin embargo, si prestamos atención a algunos de los ítems que guían el manual psiquiátrico para diagnosticar adicciones veremos que sí que podemos encontrar síntomas comunes: 

  • Alteraciones en tu vida diaria por un pensamiento obsesivo.
  • Consumo descontrolado.
  • Deseos muy intensos de consumo.
  • Tolerancia, cada vez necesitas más cantidad para sentirte tranquilo.
  • Existencia de un cierto síndrome de abstinencia.

Hay que tener en cuenta que para ser considerada como adicción no es necesario cumplir todos los ítems, con identificar 2-3 ya se puede considerar adicción leve.

Cada uno debe juzgar por sí mismo, si tiene una relación con la comida saludable o no.

El problema no es la comida es el entorno

Evidentemente, no existe adicción a todo tipo de alimentos: los alimentos ultraprocesados están creados para descontrolar nuestras ganas de comerlos debido a un sabor tan intenso que escapa de la naturaleza y de los sabores reales. Vuelve a la comida real, nutricionalmente densa, y con un grado de sabor natural que volverá a educar a tu paladar en los sabores reales y que te harán verte y sentirte cada día mejor.

Hay estudios que demuestran que el cerebro de las personas con sobrepeso (no hay que olvidar que un problemático porcentaje de población adolece de sobrepeso) se muestran más sensibles ante ciertos estímulos hedónicos: su fuerza de voluntad queda a merced de un sistema hormonal y a un proceso de recompensa por la comida totalmente desajustado. Es nuestra responsabilidad sacar de nuestra alimentación diaria todos aquellos productos que están desajustando nuestra naturaleza y empeorando nuestra salud.

En este punto es necesario entender que cambiar este círculo vicioso comienza por un cambio básico: sacar los productos ultraprocesados y procesados de tu dieta y cambiarlos por comida real, sin etiquetas: verduras, frutas, pescados frescos, lácteos sin grandes alteraciones químicas, carnes de calidad, tubérculos… ¿No parece tan difícil verdad? Construye tu dieta a partir de alimentos y olvídate un poco de las calorías. Tu cuerpo y tu salud te lo agradecerán.

En T-Center te ayudamos a crear nuevos hábitos y mejora tu relación con la comida ¡Únete a T-Center y descubre nuestro servicio de Nutrición!

Artículo escrito por Nazaret Florián, nutricionista 
en T-Center. Nazaret es especialista en Nutrición Deportiva, Clínica y Obesidad y Trastornos de la Conducta Alimentaria.

Escrito por

Compártelo

Artículos relacionados

TMOV CLUB

¡LA club de t-center!

¿Has probado ya nuestras TMov Clubs?  En T-Center hemos diseñado nuestra propia clubbell, mejorádola para ofrecerte lo que consideramos la clubbell más potente del mercado. ¡Adquiere la tuya y empieza a entrenar!